Tráfico inesperado


Pocas veces he tenido la posibilidad de ver la lluvia de perseidas en un sitio tan alejado de la contaminación lumínica urbana como este pasado verano en el Cabo de Gata. Tenía localizada una ubicación en un cortijo abandonado a 19 km de donde me alojaba, en un lugar muy solitario. Parecía la noche perfecta,

Cementerio natural


El viejo cementerio de la iglesia de Pedret aprovechó los surcos y grietas de la roca para alojar los cuerpos de los difuntos. — Cercs, Barcelona. [EXIF]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies