De viaje


Al igual que los jinetes le cogen especial cariño a sus cabalgaduras, yo les cojo especial cariño a los coches que me acompañan en las diferentes etapas de mi vida. Hoy hace una semana que mi Mazda ya no está conmigo. Me acompañó con gran solvencia y seguridad en más de 256.000 km, aunque en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies