A puñados

A puñados

Relata una anécdota de la vida de Antoni Gaudí que éste, de visita en el taller del ceramista Lluís Brú y al ver como colocaban las piezas en un mosaico, agarró una baldosa y una maceta y rompiéndola exclamó: «A puñados se tienen que poner, si no, no acabaremos nunca».​ Así nació la técnica del trencadís. Se utilizaba material desechable de la fábrica Pujol i Bausis, emplazada en Esplugas de Llobregat, además de fragmentos de platos y tazas de café de loza blanca de diversa procedencia.

Foto hecha con el móvil.

Barcelona


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies